¡No hagas dieta! ¡No funcionan! El cerebro controla tu peso.

¿Hacer dieta funciona? ¿Cómo podemos controlar el peso de forma efectiva?

Seguimos la dieta de la piña, la de la alcachofa, el método Dukan, alguna dieta yo-yo…

La verdad es que…

<<Si las dietas funcionaran, todos estaríamos flacos.>> Sandra Aamodt.

Al menos eso afirma la neurocientífica Sandra Aamodt  en una charla Ted. (Si no sabéis lo que son las charlas TED echad un vistazo aquí, seguro que encontráis alguna que os interese.) * Al final del artículo, encontraréis el video de la charla de la Doctora Aamodt.*

(Aclaración: A ver, no es cierto que no sirvan las dietas. Lo que es cierto es que no a todo el mundo le funcionan. Los médicos no han encontrado un enfoque que haga perder peso de forma efectiva a un número significativo de personas. Por lo que en la actualidad, se suelen centran más en prevenir el aumento de peso que promover su pérdida.)

Algo que todos sabemos es que en general: tu peso dependerá de lo que comas y de la energía que gastes. Si comes más de lo que gastas, acumularás reservas, es decir, grasas. Y cuánto más joven, más fácilmente podrás eliminar esa grasa, que según vayas entrando en años.

¿Cuál es el principal consejo para adelgazar?

Comer según tengamos hambre y no quedarnos «artuzos» o «superllenos» en cada comida. Comer conscientemente, comer cuando tengamos hambre y parar cuando estemos llenos.

Puede parecer muy básico, pero si lo piensas, tiene mucho sentido. Y en realidad, es el consejo principal que nos da la doctora Aamodt.

Si te quedas con hambre o pasas hambre, puede que en la siguiente comida comas con afán y te tomes ración doble.

Este consejo no te hará perder peso inmediatamente y si que es cierto también, que a veces has de comer aunque no tengas hambre.

Has de preguntarte  a ti mismo y revisar tu dieta, si comes variado, si comes mucha comida precocinada o de restaurante, si tienes tiempo para cocinar…

Porque  la calidad de lo que comes importa. Si te alimentas sólo a base de hamburguesas, pizza, patatas fritas y chocolate no es sano en absoluto. Al final también es cierto ese << eres lo que comes>>.

Una solución efectiva contra la obesidad o el exceso de peso es cambiar el ambiente de la alimentación y los hábitos. Restringir el ir a Mcdonalds, buffets o ciertos restaurantes o ciertas costumbres alimenticias.

Según los psicólogos, se pueden clasificar a las personas según su hábito alimenticio en:

  • comedores intuitivos: basan su alimentación en el hambre. Pasan menos tiempo pensando en la comida y tienden a tener menos sobrepeso.
  • comedores controlados: tratan de controlar su ingesta de alimentos a través de voluntad, los que suelen hacer dieta.

dieta

¿Por qué una neurocientífica me dice que «coma cuando tenga hambre»?

Porque el hambre y el gasto energético está controlado por el cerebro. De hecho, el cerebro tiene una noción propia de cuánto debería pesar el cuerpo. Es lo llamado punto de ajuste con una variación de rango de 4 – 7 kg. (Para que te hagas una idea, si tu peso es de 50 kg, tu cerebro entenderá como peso normal oscilaciones de 4 a 7 kg más o menos.)

Y más concretamente, es el hipotálamo, una glándula hormonal situada en el centro del cerebro, lo que regula el peso. Podemos comparar al hipotálamo con una especie de termostato que mantiene el peso adaptándose a las circunstancias. Si pierdes mucho peso, tu cerebro puede entender que es debido a que pasas hambre. Por lo que siempre que pueda, va a empujarte a recuperar esos kilos y que vuelvas a tu punto de ajuste.

Desafortunadamente tu cerebro no te dice exactamente si debes perder peso o no, simplemente te ayuda a mantenerte en tu punto de ajuste.

Problema del punto de ajuste: es fácil que suba pero cuesta mucho más que baje. Si te mantienes un par de años o más con algo de sobrepeso, puede que tu cerebro entienda que ése es el nuevo punto de ajuste.

Dentro del rango puedes modificar tu estilo de vida para modificar tu peso corporal, pero salirte de ese rango es más complicado. Si haces dieta y pierdes bastante peso, pasado el tiempo tu cerebro puede seguir intentando recuperarlo. Por ello, incluso pasados 5 años de hacer dieta, en gran parte de los casos, no sólo se ha recuperado peso sino que incluso se ha aumentado hasta un 40% más.

Por cosas como esta nos dice la doctora Aamodt que las dietas no tienen mucha efectividad. Según el Dr. Rudy Leibel de la Universidad de Columbia, si pierdes el 10% de tu peso corporal llegarás a quemar entre 250 y 400 calorías menos al estar suprimido el metabolismo. Debido a que perder mucho peso, te da hambre y eso hace que tus músculos consuman menos energía.

¿Cuál es el principal problema de las dietas?

El principal problema de las dietas es que pueden llevar a la obsesión con el peso y que ésto desencadene problemas alimentarios, como anorexia o bulimia, especialmente en niños pequeños y adolescentes. Si haces dieta, al poco recuperas peso, pruebas otra dieta y tampoco funciona, te culpas a ti mismo y te sientes mal y frustado. Si ése es tu caso, ten en cuenta, que hacer las cosas de la misma manera no te va a dar resultados distintos.

Por lo que otro consejo interesante para mantenerte en tu peso, es conocer tu cuerpo. Conoce tus límites, lo que comiendo  te sienta mejor o peor, hacer ejercicio, escuchar las señales de si tienes hambre o no, si te apetece algo dulce o salado o si tienes sed….

Otros datos o cosas a tener en cuenta:

  • Un dato escalofriante que da la doctora Aamodt es que en EEUU el 80% de las niñas de 10 años ya ha estado a dieta. Principalmente debido a que su entorno familiar o cercano se han reído de ellas o inculcado la importancia u obsesión de perder peso.
  • Chicas que empezaron a hacer dieta en su adolescencia, incluso si comenzaron con un peso normal, son tres veces más propensas al sobrepeso.
  • La obesidad también puede ser hereditaria. Echa un vistazo al artículo donde hablan sobre el estudio en ratones de la Universidad de Ohio. Sobre todo en descendencia masculina, los hijos de padres obesos tienden a poseer niveles más altos de grasa corporal, aún seguiendo dietas bajas en grasas.
  • La leptina es la hormona que controla el hambre en nuestro cuerpo. La falta de leptina hace que la alimentación  sea incontrolable e incansable. Échale un vistazo a este otro artículo sobre la leptina, cómo controlar la saciedad y el hambre.
  • Si tus hormonas en general no están equilibradas pueden tener problemas de peso, como ocurre si tienes problemas con la tiroides, hipotiroidismo.
  • Cierta medicación puede tener como efecto secundario aumentos de peso.

Así que conoce tu cuerpo, cuídalo y ¡¡QUIÉRETE!!

Isabel Hernaez

Isabel Hernaez

¡Hola! Me llamo Isabel Hernáez y soy una de las principales autoras de los artículos de Código Mente, así como la administradora de la página. Tras haber acabado mis estudios de Administración de Empresas, me introduzco en el apasionante mundo de la mente humana, estudiando Psicología a través de la Uned. Actualmente curso máster de Recursos humanos.
Isabel Hernaez

Un comentario en “¡No hagas dieta! ¡No funcionan! El cerebro controla tu peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *