¿Conoces el trastorno por atracón?

A muchas personas, el trastorno por atracón le sonará a una enfermedad inventada, pero desde la publicación del DSM-V, que es el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales se ha considerado como un trastorno individual, separado de otros trastornos de la conducta alimentaria como la Bulimia o la Anorexia Nerviosa.

Para entender este problema vamos a comenzar explicando el pasado de este trastorno:

Los atracones como tal, formaban parte de los síntomas típicos del diagnóstico de Bulimia Nerviosa.

El trastorno por atracón formaba parte de un Trastorno de la Conducta Alimentaria NO Especificado, es decir, contaba con algunos síntomas para diagnosticar un trastorno alimentario, pero no cumplía con los criterios para ser una Bulimia o una Anorexia.

La Bulimia Nerviosa se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes seguidos de conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso.

Ahora bien, ¿qué es un atracón?

Un atracón se caracteriza por la ingesta de mucha cantidad de alimento en un corto período de tiempo. La cantidad de comida es muy superior a la que la mayoría de personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias. Se considera un tiempo corto si ocurre durante media hora o hasta dos horas. También se ha intentado determinar la cantidad de calorías ingeridas para definir mejor el trastorno. No se ha llegado a un acuerdo sobre esto, aunque se ha calculado un promedio de 1000-2000 calorías por atracón.

Un factor importante del atracón es la sensación de pérdida de control sobre la ingesta. Consistiría en no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está consumiendo.

¿En qué se diferencia el Trastorno por Atracón de la Bulimia Nerviosa?

Cuando una persona padece Bulimia Nerviosa, tras los atracones, realiza conductas compensatorias que ayudan a evitar la ganancia de peso, como la provocación de vómitos, el ejercicio excesivo, la utilización de laxantes o el ayuno, entre otras.

El trastorno por atracón se caracteriza por periodos de atracones, SIN la presencia de conductas compensatorias. El objetivo no es evitar la ganancia de peso.Sólo se deja de comer cuando ya no pueden más o cuando empiezan a encontrarse mal.

¿Qué tipo de comida se come?

Normalmente los atracones se dan con comida que se intenta evitar, como puede ser la comida alta en calorías o la que consideran más sabrosa o “prohibida”.

 ¿Por qué ocurren?

Las emociones negativas suelen ser precursoras de los atracones. La tristeza, el aburrimiento, la falta de autoestima, la soledad…este tipo de emociones negativas parecen aliviarse con la comida. ¡Pero cuidado! Las emociones positivas también pueden desencadenar el comienzo de un atracón. El haber conseguido algún objetivo personal puede llevarnos a querer premiarnos con “un homenaje”.

Normalmente estas conductas se dan a escondidas. Delante de la gente, suelen comer de una manera normal y en cantidades normales, pero prefieren esconderse para realizar los atracones.

¿Cómo se sienten durante el atracón?

Los sentimientos inmediatos después de un atracón suelen ser de alivio. Las emociones positivas afloran tras satisfacer su ansia de comer. Pero esta sensación es temporal, ya que después llega la culpa, la vergüenza y la tristeza. La sensación de hinchazón o de dolor estomacal favorecen estas últimas emociones.

Todos nos damos atracones de vez en cuando… ¿deberíamos preocuparnos?

La respuesta es no, es muy probable que nos guste comer mucho en ciertas ocasiones o que, en lugar de un helado, nos da por comer dos. Las bodas y las Navidades son períodos en los que todos cometemos excesos con las comidas,pero no significa que padezcamos un trastorno.

atracón

¿Las personas que se dan atracones son obesas?

Normalmente si, por eso se cree que es probable que tengan algún tipo de preocupación sobre su imagen corporal, aunque admitan que no les preocupa ganar peso. La preocupación sobre la imagen es común en otros tipos de trastornos de la alimentación, y suele ser un factor importantísimo. En este caso, ser obeso no es un criterio indispensable para diagnosticar el trastorno.

En definitiva, a continuación, os expongo una tabla con los criterios propuestos para el diagnóstico del Trastorno por atracón según el DSM-V:

A. Episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por las dos condiciones siguientes:

  1. Ingesta, en un corto período de tiempo (p.ej. dos horas), de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas.
  1. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta durante el episodio.

B. Los episodios de atracones se asocian a tres (o más) de los siguientes síntomas:

  1. Ingesta mucho más rápida de lo normal.
  2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
  3. Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.
  4. Comer a solas, para esconder la voracidad.
  5. Sentirse a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

C. Profundo malestar al recordar los atracones.

  1. Los atracones tienen lugar, como media, al menos, una vez a la semana durante tres meses.
  1. El atracón no se asocia a estrategias compensatorias inadecuadas, como en la bulimia nerviosa, y no se produce exclusivamente en el curso de la bulimia nerviosa o la anorexia nerviosa.

¿Cuál es el tratamiento más completo?

Las opciones de tratamiento del Trastorno por Atracón requerirán un enfoque multidisciplinar, integrando a un psiquiatra, un psicólogo y posiblemente, un nutricionista.

Los objetivos que deben plantearse son la reducción de los atracones, la mejora física y psíquica del paciente y probablemente, la pérdida de peso y la práctica de ejercicio físico regular.

La meta más importante que deben platearse estos sujetos es la de conseguir establecer una relación sana con la comida.

 

ASOCIACIONES DE INTERÉS:

 

¿Te ha gustado el artículo?  ¡Compártelo! ¡Gracias!

Silvina Filippini

Silvina Filippini

¡Hola! Soy Silvina Filippini, una Argentina afincada en España desde 2002. Soy Licenciada en Psicología y tengo un Máster en Intervención Multidisciplinaren Trastornos Alimentarios, Trastornos de la Personalidad y Trastornos Emocionales.
También tengo un Diploma en Intervención en Estrés y Ansiedad y soy voluntaria en Psicólogos Sin Fronteras.

Me apasiona el conocimiento de la mentey el análisis del comportamiento humano. Actualmente, estoy en busca de mi primera oportunidad laboral y estoy encantada de colaborar en este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes visitar mi perfil de Linkedin o escribirme a silvinafilippini@gmail.com.
Silvina Filippini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *