Cómo entender por 13 razones desde la psicología

¿Has visto o leído algo de Por 13 razones, serie de Netflix y libro de Jay Asher? O ¿Has oído hablar de ello y de cómo es advertida sobre ella a padres en algunos institutos o ha sido calificada para mayores de 18 en Canadá?  Lo cierto es que no voy a escribir una crítica sobre la serie, sino una reflexión desde la psicología sobre lo que la historia nos cuenta, sin perjuicio de que cada uno saque después sus propias conclusiones.

Aviso, Por 13 razones no es una serie para adolescentes al uso. Es una serie que requiere madurez emocional para comprenderla y procesarla bien. Si la ven adolescentes, deberían hablar  después con adultos sobre lo que ocurre en la serie.

El principal próposito de la serie es conseguir generar debate, atreviéndose a visibilizar sin edulcorar pero con delicadeza ciertos tabúes de la sociedad como son el suicidio, el abuso sexual, bullying o adicciones.

¿DE QUÉ HABLO EN ESTE ARTÍCULO?

  1. ¿Qué cuenta la historia de las 13 razones de Hannah Backer?
  • La terapia de Hannah
  • ¿Por qué Hannah envía los cassettes y no los guarda para sí?
  • ¿Qué hay sobre las personas que influyen en su decisión?
  1. Un poco de contexto… ¿porqué tiene sentido una serie como ésta?
  2. ¿Qué razones llevaron a Hannah al suicidio?
  3. La cinta número 13 y la ayuda fallida del orientador escolar
  4. Mensajes finales de la serie

 

  1. ¿Qué cuenta la historia de las 13 razones de Hannah Backer?

El resumen básico es el de una chica que antes de suicidarse graba una serie de cintas de cassette, (ya que así es más díficil la difusión de su contenido y más vintage) en las que cuenta sus 13 razones/personas implicadas en su decisión final. Y una persona de confianza, con una segunda copia, vigila que aquellos implicados las escuchen y la pasen al siguiente en lista.

Es cierto que las personas que se suicidan suelen dejar una nota o una carta pero, ¿trece cintas de cassette y una especie de gymkana organizada?

Teniendo en cuenta que es una historia ficticia, no deja de ser una licencia original que el autor se permite para relatar su historia. Pero es más que eso en realidad.

La terapia de Hannah

Hannah llega a un punto en el que no puede más que preguntarse cómo ha llegado a esa situación, como han llegado a torcerse tanto las cosas, encadenando un incidente tras otro. Está en un momento emocional bajo, en el que parece atraer las peores situaciones y decisiones.

En ese punto, ella decide encararlo, a modo de autoterapia, escribiendo en un papel los nombres de las personas y su relación con lo que le había pasado. Hannah busca sus porqués, el origen de su historia. Lo cual no es nada fácil, encontrarte en una situación complicada y ser capaz de definir todo lo que afecta y te preocupa; pero si es el primer paso para solucionarlo.

En psicología hay una técnica que también podría haber ayudado a Hannah, llamada técnica de la rejilla. Se intenta captar la forma en que una persona da sentido a su experiencia y organiza la visión de sí mismo y los demás. Los elementos de la rejilla son las personas significativas de nuestro entorno. Y los constructos son adjetivos de similitudes y diferencias entre las parejas de elementos.

Más información en: www.ub.edu/hipnosiclinica/PCP/pcp/rejilla.htm

Cuando Hannah consigue encontrar y poner cierto orden a sus motivos, es cuando graba las cintas. Podía haber escrito trece cartas o un diario personal. Sin embargo, la forma en la que decide desahogarse es contándolo en audios, siendo terapeútico para ella al menos por un breve tiempo.

¿Por qué Hannah envía los cassettes y no los guarda para sí?

La decisión de enviar los cassettes no deja de ser una forma más de pedir ayuda, de compartir y decir todo lo que no se había atrevido en vida. Para que aunque no pudieran ayudarla a ella, si pudieran tratar de evitar que ciertos hechos se repitieran en otras personas. También era una manera de ayudar a sus amigos y familiares, permitiéndoles conocer sus razones y lo que pasaba por su cabeza sin especulaciones.

Cuando alguien se suicida siempre crea el interrogante de porqué lo hizo, como llegó a ello y si se podría haber hecho algo para evitarlo. La incógnita alimenta la culpa y el dolor. Las cintas de Hannah permiten a sus implicados saber que hicieron mal o no hicieron, cómo sus actos afectaron y cómo pequeñas cosas sin importancia aparente alimentaron el caldo de cultivo que llevó a Hannah a su decisión.

Recalcar que tanto en el libro como en la serie, Hannah tiene éxito en su suicidio (ya sea a través de pastillas como indica el libro o con ayuda de unas cuchillas como muestra la serie). El autor ha mencionado en alguna entrevista que se planteó dejarlo en un intento de suicidio con el que Hannah dispusiera de una segunda oportunidad. Pero prefirió visibilizar que intentar suicidarte no es un juego fácil del que haya vuelta atrás o se falle siempre y que no sólo te afecta a ti, sino a todo tu entorno más de lo que crees.

De hecho, según estadísticas, por cada persona que se suicida afecta a seis personas cercanas a ella. Y las personas que sobreviven al suicidio de alguien al sentirse culpables por ello, tienen más posibilidades de tomar la misma decisión, tal como ocurre en la serie con uno de los personajes.

Por lo que todo el entramado de motivos sirve para explicar tanto a quien intenta suicidarse como a quien lo logra. Ya que volverá a ver un segundo intento si la persona no recibe ayuda o comprensión para resolver sus problemas.

¿Qué hay sobre las personas que influyen en su decisión?

Si cambiamos el punto de vista y desviamos la atención de Hannah como narradora y protagonista, podremos ver con claridad  una versión de cluedo de instituto, en el que todos los personajes implicados e interconectados entre sí tienen secretos que esconder. Es el espectador es el que ha de encajar las piezas y contrastar verdades para descubrir quién llevó a la muerte a Hannah Backer.

No sólo Hannah tenía problemas, sus “razones” y personas de su entorno también tenían una historia detrás, secretos que no siempre los convertían en peores que Hannah y que aunque no los justificaran permitían entenderlos. Porque nadie es blanco o negro, todos nos movemos en una escala de grises.

Por ejemplo, Tyler era un voyeur que sufría bullying y se protegía así mismo con armas guardadas en casa y fotografíando continuamente a otros. Alex quería aparentar quien no era para encajar entre los populares lo que le llevó a hacer ciertas cosas de las que arrepentió más tarde. Courtney mantenía una fachada falsa de chica maja y popular con la que quería evitar que se supiera que era lesbiana. Justin sufría malos tratos por la pareja de su madre y no estaba respaldado por ella. La única persona que lo apoyaba cuando lo necesitaba era un violador que abusó de su novia cuando estaba borracha y a la que él no fue capaz de proteger.

Todos ellos tenían sus problemas e intereses personales por los que estaban dispuestos a intentar que esas cintas no vieran la luz, incluyendo proteger a un violador, uno de los populares del instituto que opinaba que casi todas las chicas querían ser violadas.

La solución al misterio es tan sencilla como compleja, todos contribuyeron a la muerte de Hannah y siendo sus amigos podrían haberlo evitado.

Lo más interesante a resaltar es que la muerte de Hannah y la insistencia de Clay de buscar la verdad y hacer lo correcto con la ayuda de Tony, propicia a que los chicos al final  de algún modo se enfrenten a sus secretos y los asuman;  no permitiendo que el violador del instituto siga inmune. ¿Habrían actuado igual si Hannah no hubiera llegado a morir? ¿Y si no hubiera habido una investigación que los llamara a testificar ante un abogado? ¿Y si Hannah no hubiera grabado nunca esas cintas como prueba?

Responsabilizarte de tus actos es lo que te convierte en adulto, tratar de solucionarlos y enfrentarte a ellos te ayuda a crecer como persona. Y es en la adolescencia y como joven adulto cuando vas aprendiéndolo y definiéndote.

  1. Un poco de contexto… ¿porqué tiene sentido una serie como ésta?

Es una serie americana que perfectamente podría tener como fondo una universidad en lugar de un instituto. Ya que en Estados Unidos 1 de cada 5 universitarias es víctima de abusos sexuales, pudiendo ser el agresor un compañero de clase. Existe una especie de subcultura de la violación en la que se asume que si se va borracho pueden existir agresiones sexuales. En los centros universitarios se protege antes la propia reputación que asumir que suceden hechos tan graves.  No siempre se denuncia porque se cree que no va a servir de nada y es una gran vergüenza reconocerse como víctima; ya que se sigue cuestionando antes a la víctima que al agresor. Y desgraciadamente las agresiones sexuales no ocurren sólo en Estados Unidos.

¿Dónde crees que comienza esa mentalidad de agresión? ¿Qué pasa por la cabeza de una persona que fuerza a otra a mantener relaciones? ¿Cómo se explica a si mismo actuar así? ¿Es acaso un comportamiento social aprendido? ¿Por qué a estas alturas todavía no parece quedar claro que las relaciones sexuales han de ser siempre consentidas y que estar borracho no es ningún argumento?

Más información en:  ¿Por qué 1 de cada 5 universitarias es víctima de abusos sexuales?

Cultura de violación. La epidemia universitaria de EEUU 

The Hunting Ground. El documental sobre violaciones en universidades que todos deben ver 

Otro argumento que da sentido a esta serie es que el suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 y 29 años según la OMS. Un accidente o un cáncer no es opcional pero quitarse la vida o no, es una decisión que se toma. De ahí  el importante papel en prevención que pueda realizar el entorno escolar.

Más información en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs398/es/

  1. ¿Qué razones llevaron a Hannah al suicidio?

  • Creer que no había otra salida, creer que no había nadie que pudiera ayudarla.
  • No saber expresar y manejar sus sentimientos. Se suele decir que hay que ser fuerte pero no siempre se sabe bien cómo superar las situaciones.
  • Ser nueva en el colegio y como adolescente querer encajar en el grupo, sentirse aceptada, ser popular. Además, Hannah tenía tendencia a sentirse atraída del chico equivocado; lo cual a veces la conducía a verse en ciertas situaciones.
  • Ser adolescente en este caso le hacía ser algo más impaciente y vivir todo aún más intenso. Pensar que todo es para siempre y no hay vida más allá del instituto es debido a que su corteza frontal, empleada para la toma de decisiones, no está desarrollado por completo.

                Para profundizar: La adolescencia del cerebro. https://neuropediatra.org/2016/03/14/la-adolescencia-del-cerebro/

  • Sufrir bullying en términos de discriminación sexista: Se difundió una foto de ella poco favorecedera y sacada de contexto. Se generaron rumores falsos. Fue incluída en un listado de culo sexi con el que algunos lo tomaban de excusa para tocarla en ocasiones. La catalogaron como puta, persona no de confianza.
  • Sentirse culpable por presenciar una violación y no poder hacer nada por miedo a ser agredida también.
  • Sufrir una violación por el mismo chico que había violado a su amiga y le vergüenza hablar de ello.
  • Perder la confianza en su entorno de amistad o compañeros. Cada vez que intentaba confiar o conocer a alguien la defraudaban o se sentía utilizada.
  1. La cinta número 13 y la ayuda fallida del orientador escolar

La terapia de Hannah termina con la cinta número 12 y ella misma explica el alivio que siente al terminarla. La cinta número 13, en cambio, comienza con el reconocimiento de que necesita ayuda y que no puede hacerlo sola.

No es que Hannah no tuviera a nadie con quién hablar, pero le faltaba cierto valor para contarlo todo. Quizá podría haber esperado unos días más a hablar con sus padres o con su amigo Clay pero la clave definitiva para ella fue la charla con su orientador de instituto.

El consejo principal que éste le dio era que si Hannah no podía dar el nombre de su agresor, él no podía poner denuncia en la policía, ya que inculpar sin pruebas a alguien de violación es algo muy serio. Sin pruebas posibles, esa persona puede seguir haciendo lo mismo a más chicas impunemente. Por lo que era mejor olvidar el asunto y seguir con su vida, ya que si era estudiante de último curso en unos meses desaparecería de la escuela.

No es fácil ser orientador escolar y conectar con adolescentes. Aún así considero que a este orientador le falta formación sobre cómo abordar casos de violaciones y cómo detectar y poner en marcha programas de prevención de suicidio escolar. Además de la falta de apoyo de la directiva escolar para aplicarlo.

Animaba a los alumnos a acercarse a su despacho, pero cuando lo hacían no terminaba de generar la confianza necesaria de poder ayudarles.

Por eso la cinta número 13 habla sobre el orientador escolar como razón de Hannah, siendo el último en recibir las cintas; junto a la cinta 14 grabada por Clay con la confesión de Bryce, el violador. De forma, que conociendo los secretos de Hannah, si  pudiera ir a la policía con pruebas y evitar que se repitan hechos similares en el instituto. Y cómo le dijo Clay: Esto ha de parar, tenemos que cambiar la forma en que nos tratamos unos a otros y cuidarnos más.

  1. Mensajes finales de la serie:
  • No trivializar los problemas de adolescentes. Sus cerebros no están desarrollados por completo y el trauma y el dolor parece que van a durar para siempre. Cualquier señal de alarma o depresión ha de ser tomada seriamente.
  • Siempre ha habido bullying en los institutos y rumores falsos. Pero el cyberbulling es algo generacional. Es más dificil escapar de internet y más fácil difundir rumores falsos a través de las redes sociales.
  • Hay que dejar de estigmatizar a la víctima de agresión sexual y perseguir al agresor sin importar la reputación o clase social del mismo.
  • Una violación siempre crea un trauma en la persona y pasa factura.
  • No prejuzgar a las personas sin conocer la historia que hay detrás. Es fácil opinar que tú habrías actuado de otra forma en su lugar, sin conocer posibles traumas anteriores o hechos vividos.
  • Estamos interconectados y nos impactamos unos a otros. Pequeños gestos de amabilidad o simpatía pueden afectar positivamente más de lo que a veces pensamos.
  • Nos falta inteligencia emocional. Saber reconocer y gestionar nuestras emociones y la de los demás nos ayudaría a comprendernos más unos a otros.
  • El suicidio no debería ser una opción y no hablar sobre ello no ayuda a superarlo.

Enlaces de interés:

Orientaciones para la prevención del suicidio 

Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida.

Se quiere suicidar, ¿Qué puedo hacer? Recomendaciones contra el suicidio para familiares y amigos

¿Qué opinas de todo esto? Escríbelo en el foro y hablamos 😉

Y si te ha gustado o has encontrado interesante el artículo, ayúdame a compartirlo. Gracias.

Isabel Hernaez

Isabel Hernaez

¡Hola! Me llamo Isabel Hernáez y soy una de las principales autoras de los artículos de Código Mente, así como la administradora de la página. Tras haber acabado mis estudios de Administración de Empresas, me introduzco en el apasionante mundo de la mente humana, estudiando Psicología a través de la Uned. Actualmente curso máster de Recursos humanos.
Isabel Hernaez

2 thoughts on “Cómo entender por 13 razones desde la psicología

  1. Me viene como anillo al dedo este post…estaba buscando una serie que empezar a ver en netflix, pero ninguna de las que me habían comentado amigos y familiares últimamente me convencía. Con esto…me decido ya a ver 13 razones.

    1. Muchas Gracias Sara, espero hayas podido ver ya o parte de 13 razones y sacar tus propias conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *