¿Cuánto pesa tu vaso de agua?

 ¿Cuanto pesa tu vaso de agua?

Me gustaría proponerte una pequeña pero poderosa reflexión para manejar y lidiar mejor con tus preocupaciones. Es una pequeña herramienta para esos momentos duros en los que nos sentimos desbordados o no podemos pensar en otra cosa.

EJERCICIO REFLEXIÓN VASO DE AGUA

Para empezar toma un vaso: de plástico, de cristal, de cerámica, mejor si es transparente pero no importa.

Llénalo de agua, la cantidad que quieras, sin pensarlo mucho.

Mira el vaso, cógelo, vuelve a dejarlo encima de la mesa.

¿Cuánto pesa el agua?

No, no te estoy preguntando si esta medio lleno o medio vacío, no quiero saber lo realista u optimista que seas, sino cuánto pesa el agua.

Ahora te pido que pienses en el agua que hay en el vaso, como si fuera tu nivel de preocupaciones o estrés.

Puedes quitar agua, puedes añadirla o coger un segundo vaso si lo necesitas. De tal forma que se refleje cómo sientes tu nivel de estrés, de preocupaciones, hoy o en general.

Ahora te vuelvo a preguntar, ¿Cuánto pesa tu vaso de agua?

Si lo tienes un minuto entre tus manos no pesará mucho. Pero no son treinta segundos, por lo que podrás apreciar bien lo ligero o pesado que es.

Si lo sostienes media hora, empezarás a notar un dolor físico en tu brazo.

Si te pasas todo el día con el vaso sin derramar una gota o dejarlo sobre la mesa un rato, tu brazo se paralizará  y tensionará.

Lo cierto es que el agua es la misma, la sostengas un minuto, una hora que un día. Lo que cambia es el tiempo que sostienes tu vaso de agua, las preocupaciones en tu cabeza.

Pensar en tus problemas un rato no es malo. Pero cuanto más tiempo dediques a ello, más pesada es la carga y más alimentas tu estrés y preocupaciones al no descansar.

Aunque no sea fácil, la clave es poner el vaso en el suelo.

Aléjate del vaso para verlo en perspectiva, desde otros ángulos.  Pregunta a otra gente sobre tu vaso. Pide ayuda para sostener tu vaso. Prueba a agarrarlo de otras maneras que te sea más cómodo de llevarlo, no hay una única forma.

Evalúa el agua, quizá puedas tirar una poca o tirar mucha. Puede que algunas de tus preocupaciones sean por lo que pueda pasar, por lo que pasó otras veces pero no tiene por que ocurrir de nuevo, por lo que te digan otros que puede ocurrir. Quizá haya alguna situación a la que puedas aprender a darle menos importancia o que te afecte menos. ¿Qué es lo que puedes hacer para evitar, para adelantarte, para mejorar aquello que te preocupa? Si ya no puedes hacer más, si no esta en tu mano o has de esperar, tira esa agua, es preocupación innecesaria por ahora. Date un respiro.

Así que recuerda dejar tu vaso de agua en el suelo cada cierto tiempo,  para sostenerlo después con más fuerza, para enfrentarte a él desde otra perspectiva y reducirlo al máximo siempre que sea posible.

 

 

Para profundizar:

Curso de mindfulness, atención plena.

Cómo reducir tu nivel de preocupaciones en pocos minutos.

 

Si te ha gustado, ¡comparte! Gracias

Isabel Hernaez

Isabel Hernaez

¡Hola! Me llamo Isabel Hernáez y soy una de las principales autoras de los artículos de Código Mente, así como la administradora de la página. Tras haber acabado mis estudios de Administración de Empresas, me introduzco en el apasionante mundo de la mente humana, estudiando Psicología a través de la Uned. Actualmente curso máster de Recursos humanos.
Isabel Hernaez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *