Suicidio y depresión, ¿tienen relación?

Muchas son las dudas que envuelven a los casos de suicidio en la sociedad. Normalmente, asociamos el acto de quitarse la vida con una persona que arrastra problemas graves, decide que no puede más y comete suicidio. Ahora bien, ¿cuáles son las verdaderas razones que llevan a una persona a tomar esa drástica decisión?

Las principales causas de suicidio son:

  • Trastorno Bipolar
  • Trastorno Límite de la Personalidad
  • Esquizofrenia
  • Trastorno de Estrés Post Traumático
  • Drogas y Alcohol
  • Depresión
  • Problemas interpersonales (familiares, laborales)
  • Problemas económicos
  • Vergüenza
  • Muerte de un ser querido
  • Envejecimiento
  • Enfermedad grave
  • Desesperanza existencial

Lo más común, es que se trate de una combinación de varias causas. Como podemos ver, la Depresión no es el único factor determinante, aunque si es un factor de riesgo. Dos de cada tres suicidas sufrían de depresión y encuentran esta vía como la única solución a sus problemas. “Para estar así, prefiero no vivir más”, ese suele ser el pensamiento predominante.

El paciente depresivo encuentra en el suicidio una manera de acabar con su sufrimiento. La única posibilidad que conciben es la de no vivir más.

La cuestión que nos deberíamos plantear es: ¿quieren realmente terminar con su vida? ¿O es solo una manera de que se acaben sus problemas?¿Pueden llegar a ver más allá de la idea de suicidarse? ¿Podrían, con ayuda, replantearse esa idea?

Un buen número de personas puede llegar a creer que las tasas más altas de suicidio se dan en países subdesarrollados, pero esto no es así. De hecho, las tasas más altas se dan en países del primer mundo, que cuentan con sociedades más felices. La felicidad ajena, que rodea al suicida no es de ayuda, si no que perjudica a las personas que no gozan de la misma felicidad.

suicidio y depresion

Dentro del espectro del comportamiento suicida podemos diferenciar 4 conceptos:

Idea suicida: es pensar en la idea de quitarse la vida.

Amenaza suicida: son expresiones orales o escritas del deseo de morir.

Intento de suicidio: es el cometimiento del acto, pero sin llegar a ser letal.El pensamiento más común tras un intento fallido es: “ni siquiera sirvo para suicidarme”.

Suicidio:es el hecho consumado, es el homicidio de sí mismo.

Debemos conocer también, la diferencia que existe entre el suicidio y las autolesiones, ya que, pese a que autolesionarse y suicidarse llevan implícitas la idea de hacerse daño a sí mismo, los actos en sí tienen dos objetivos claramente distintos: las autolesiones se cometen con el objetivo de aliviar cierta tensión psicológica existente en el sujeto debido a la presencia de pensamientos negativos y no con el fin de terminar con la vida. La meta es sentirse mejor, no suicidarse. El nivel de letalidad en personas que se autolesionan es bajo.

Puede que el paciente suicida sólo vea esta alternativa, pero lo cierto es que su verdadero objetivo es simplemente acabar con los problemas y el sufrimiento, no desean realmente morir. Al menos en el caso de pacientes con depresión.

El problema es que las personas que planean quitarse la vida no creen realmente que tengan un problema o que necesiten ayuda. De ahí la complicación que existe para evitar estos sucesos. Puede que se sientan débiles por necesitar ayuda, o que se sientan juzgados al hacerlo o que, directamente, no sepan ni a quién recurrir.

Es por eso que la prevención es complicada en este caso, pero aun así hay ciertas cosas que podemos realizar si sospechamos que alguien de nuestro entorno ha contemplado la idea de acabar con su vida:

*Debemos evitar que tengan acceso a medicamentos, armas de fuego, cuchillos y objetos peligrosos.

*Podemos hablar del tema del suicidio sin miedo a fomentar por ello el cometimiento del acto.

* No debemos retarle a suicidarse ni quitar importancia a sus ideas.

*Debemos manifestar nuestra preocupación al sujeto y demostrarle nuestro apoyo o sugerirle que busque ayuda profesional.

 

Para una prevención más eficaz, es evidente que hay que sensibilizar a la población y a los medios de comunicación y formar a médicos y a todo el personal sanitario en el tema.

Para terminar, os expongo a continuación

los mitos más comunes relacionados con el suicidio:

 

  1. “El suicida desea morir”: FALSO. La persona que piensa en el suicidio lo que realmente quiere es que su vida deje de ser como es. Es probable que si consiguiera hacer pequeños cambios en ella deseara vivir.
  2. “Los suicidas son personas peligrosas”: es un error, el daño que quieren realizar es un daño contra sí mismo y no contra los demás.
  3. “Si le hablas de suicidarse, es peor”: FALSO. Hay estudios que demuestran que hablar del tema es de hecho más beneficioso que evitarlo, y se podría llegar a reducir el peligro de cometerlo.
  4. “El suicidio se hereda”:  No se hereda el suicidio como tal, aunque si es frecuente que se den casos de suicidio en una misma familia. Lo que se hereda es la predisposición a padecer una determinada enfermedad mental que acabe con el mismo resultado, que es el de quitarse la vida.
  5. “Todos los suicidas están deprimidos”: FALSO.Aunque las personas con depresión tienen más probabilidades de cometer intentos de suicidio, existen otras causas que nada tienen que ver con este trastorno, como puede ser la combinación de otro trastorno mental con el abuso de drogas, alcohol, problemas personales, etc.
  6. “Si lo dicen, no lo hacen”: Es FALSO, el 90% de las personas que terminan suicidándose, ya habían hablado de la idea de hacerlo con alguna persona de su círculo más cercano.
  7. “El suicida es un cobarde/es un valiente”:son simplemente personas que están sufriendo. No hay que calificarlo como una cualidad positiva o negativa de su personalidad.

 

La mejor opción de tratamiento para la mayoría de los casos es una que combine los psicofármacos con la terapia individual y/o familiar.

No tengas miedo a hablar del tema, a ayudar a las personas de tu alrededor que estén sufriendo, ¡siempre hay una alternativa!

FUENTES DE INFORMACIÓN y/O PARA PROFUNDIZAR:

 

Si te ha parecido interesante el artículo, ¡Comparte!

Silvina Filippini

Silvina Filippini

¡Hola! Soy Silvina Filippini, una Argentina afincada en España desde 2002. Soy Licenciada en Psicología y tengo un Máster en Intervención Multidisciplinaren Trastornos Alimentarios, Trastornos de la Personalidad y Trastornos Emocionales.
También tengo un Diploma en Intervención en Estrés y Ansiedad y soy voluntaria en Psicólogos Sin Fronteras.

Me apasiona el conocimiento de la mentey el análisis del comportamiento humano. Actualmente, estoy en busca de mi primera oportunidad laboral y estoy encantada de colaborar en este blog.

Si quieres saber más sobre mí, puedes visitar mi perfil de Linkedin o escribirme a silvinafilippini@gmail.com.
Silvina Filippini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *