Volver al trabajo,puff…¿Síndrome postvacacional?

Llega el  mes de Septiembre y con él, el ya conocido “Síndrome Postvacacional”, pero… ¿Realmente existe este síndrome ó es una enfermedad que en los últimos tiempos nos hemos inventado?   ¿Qué es el “Síndrome Postvacacional”?

Este Síndrome es una entidad diagnóstica que cada vez va cobrando más importancia, aunque no está reconocida como una enfermedad en las principales clasificaciones internacionales. Sin embargo y a pesar de no ser considerada una enfermedad por la comunidad científica; es cierto que existen un conjunto de síntomas reconocibles y es, a este conjunto de síntomas a lo que conocemos por “Síndrome Postvacacional”.

En realidad; se puede afirmar que este síndrome es un proceso necesario de adaptación que tiene lugar cuando se trata de volver a la vida activa después de un tiempo de descanso. Como su nombre indica el conocido “Síndrome Postvacacional” es un problema de adaptación a la vida laboral después de un período de vacaciones.

A partir de aquí, veamos diferentes cuestiones:

¿Existe unanimidad entre los distintos autores?

Se pueden destacar dos posturas diferenciadas;

  1. La primera de ellas, engloba a un grupo de autores que son partidarios de la definición de este síndrome como una “Enfermedad” en el sentido en que sus síntomas producen “Ausencia de bienestar”, lo que tendría repercusiones en la calidad de vida de quien lo padece.
  2. La segunda postura; la componen otros profesionales que se niegan rotundamente a considerar “patológico” a lo que consideran “el normal proceso de adaptación” que conlleva la vuelta al trabajo.
  3. Lo que sí es cierto y en ello coinciden ambas posturas, es que existe un conjunto de síntomas físicos y psíquicos que se manifiestan en la persona que sufre este “síndrome” (para los partidarios de su existencia) ó síntomas que padece la “persona con poca capacidad para adaptarse a los cambios” (según los partidarios de la segunda postura). Por lo tanto, podemos afirmar que cuando el proceso de adaptación a la rutina normal fracasa, se generan una serie de molestias.

Sindrome-postvacacional

Ahora ya sabemos que existen unos síntomas, entonces;

¿Cuáles de ellos son los más característicos del “Síndrome Postvacacional”?

En realidad, cada persona somatiza de diferente manera. Hay personas que muestran problemas fisiológicos (digestivos, intestinales…) y en una inmensa mayoría, es habitual padecer:

-astenia,

-cansancio,

-debilidad generalizada,

-problema de insomnio y gran somnolencia durante el día.

Es también característico notar limitada la capacidad de concentración y la tolerancia al trabajo y se puede ver deteriorada la capacidad para tomar decisiones. A esto hay que añadir, las frecuentes alteraciones que se producen en el carácter, volviéndose éste más amargo e irritable, lo que tendrá repercusiones en las relaciones interpersonales ó en la vida social de quien lo padece.

Se puede afirmar que la sintomatología que poco a poco se va estableciendo,  es la propia de un cuadro depresivo. Se hace patente la presencia de “mucho estrés”. Teniendo en cuenta que el estrés aumenta frente a los cambios y que tras las vacaciones se produce un cambio en la rutina, la persona que padece el “Síndrome Postvacacional” va teniendo conciencia de que algo no funciona bien a medida que van aumentando sus niveles de estrés.

Estos síntomas suelen desaparecer en unas dos semanas, duran de diez a quince días, cuando la persona consigue adaptarse de nuevo a la situación. En el caso en que esta situación se prolongue en el tiempo, podríamos estar hablando de otro problema, el conocido “burnout” ó “síndrome de estar quemado en el trabajo”. En este supuesto, sería necesario consultar a un especialista.

1

¿Podemos afirmar que existe un perfil de persona más propenso a padecer este síndrome?

El Síndrome Postvacacional afecta sobre todo a trabajadores y estudiantes.

En realidad está relacionado con el nivel de responsabilidad, la insatisfacción laboral o con la cada vez más frecuente, inestabilidad en el trabajo.

Y… ¿Qué situaciones predisponen a padecerlo?

Podemos destacar dos estados que aumentan la predisposición a padecerlo. Por un lado; las vacaciones largas, en las que se tiene un nivel alto de actividad y no se consigue descansar bien y por otro; la falta de motivación laboral, la cual produce una inadaptación al ámbito laboral incluso antes de realizar las vacaciones.

¿Cómo podemos prevenir su aparición?

  • El periodo vacacional afecta a nuestro reloj interno, ya que al gozar de una mayor libertad introduce cambios en nuestra rutina. Intentar mantener cierto horario permitirá que mantengamos cierto biorritmo.
  • Una vuelta progresiva a la normalidad tras finalizar las vacaciones, permitirá una mejor adaptación a la rutina. Por ello es importante que la transición a la vida laboral se realice suavemente.
  • No menos importante, es evitar que nuestra motivación personal se centre únicamente en las vacaciones. De ahí la importancia de cuidar y mantener nuestras aficiones y hobbies.
  • Además, si tenemos opción de elegir nuestras vacaciones, hay que tener en cuenta que dividir el periodo vacacional en distintas partes, facilitará la consecución de los objetivos anteriores expuestos, ya que de este modo, se puede evitar la “sensación de saturación” y a la vuelta de vacaciones sabremos que todavía podremos disfrutar de más periodos de descanso a lo largo del año.

Por último y para finalizar, una curiosidad; ¿Sabías que existe una máquina que detecta el Síndrome Postvacacional?

Sí, así es. Existe una prueba que dura pocos minutos y es concluyente en el diagnóstico. A continuación te incluyo un video donde explican el funcionamiento de esta prueba:

No olvides que en este mes de Septiembre, lo fundamental para resolver este problema es mantener siempre una actitud positiva y dedicar el tiempo que sea necesario para organizar y dosificar el trabajo. Mantener nuestros períodos de descanso siempre es recomendable y además, ayuda a controlar las emociones. Por ello, intenta ser resolutivo, refuerza las buenas acciones que realices, comparte tus experiencias, y pide ayuda cuando la necesites. Todo ello te resultará muy enriquecedor y gratificante.

¿Cuál es tu consejo para que la vuelta al trabajo sea menos dura?

María Hernandez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.